Posts Tagged ‘Antigua’

h1

Si te aburres, es porque quieres

18 mayo, 2012

Imagen

No sé si os pasa a vosotros, pero yo veo el sol y me entra la locura. Y a ratos, entre folio, llamada y email de curro, tengo que poner en Google el nombre de un sitio al que quiero viajar este verano. Y, como la imaginación es libre, aquí, en mi mesa de trabajo, he visitado Miami, Antigua, Essaouira y Alejandría… ¡En sólo una mañana: la de hoy!

Hay dos formas de tomarse la vida: como una gris rutina que a veces regala flores o como un camino de flores en el que a veces también hay charcos de barro. Y algún que otro cardo. Borriquero, incluso.

Dicho esto, que quede claro que no me alimento de un optimismo ingenuo, sino de una alegría sana que me empuja a disfrutar de cada cosa, y eso incluye, también, imaginarme los viajes que haré. Cuando los haga, si los hago, algo bueno me traerán. Mientras, ya es de por sí bastante bueno pararse a mirar playas, terrazas, paisajes, monumentos y ruinas a los que algún día iré.

Y si al cerrar el Google, la realidad te aplasta, coges el coche y te vas a cualquier destino “findesemanero˝ , nacional y alegre. Por ejemplo, Sanlúcar la Mayor, en la comarca sevillana del Aljarafe, a unos 20  km de la capital.

Que qué vas a ver allí, además de sol, pescaíto y vino, tienes un casco histórico calificado Bien de Interés Cultural, con una bella iglesia mudéjar, la de Santa María. Como curiosidad, en la localidad también hay un cementerio musulmán y una muralla almohade. Ah, y si te gusta la bici recorre el Corredor Verde del Guadiamar, a las afueras. Y luego, a reponer fuerzas tapeando en las numerosas tabernas del casco histórico.

En resumen: si te aburres, es porque quieres.

h1

Viaja, que algo queda

5 julio, 2011

El verano, el tiempo, la vida… son un abrir y cerrar de ojos. Y no podemos pasar por este suspiro sin alimentarlo de emociones, sensaciones, ilusiones y…¡viajes!

Estamos a 6 de julio. Pasado San Fermín, nuestros pasos se dirigen firmes hacia agosto y, en un plis-plas (vale, estoy dramatizando, pero es que yo soy así, muy exagerá), llegan las caravanas de vuelta a casa, los libros de texto, los Corticoles y las clases de inglés.

Después de leer este post, echaos la siesta. Despertad el 6 de septiembre y decidme qué le queréis contar al mundo. ¿Que no te fuiste de viaje en verano porque hiciste obra en la cocina? ¿Que no saliste porque tu novio se ha quedado en paro? ¿Que bueno, no has viajado, pero has ido mucho de terracitas?
No, amigos. El 6 de septiembre nuestras arcas estarán más o menos como ahora (las de unos llenas, las de otros no tanto y habrá otras vacías), pero podremos gritarle al mundo que vimos amanecer en Tánger, que visitamos Antigua, que en nuestro crucero conocimos al amor de nuestra vida o que escuchamos la primera llamada a la oración en Luxor.

También describiremos el placer del agua y la arena en los pies, el sabor del mar. El tibio aroma a sal en la piel.

El 6 de septiembre seremos los mismos, quizá ni más ricos ni más pobres, pero sí más felices. Y podremos recordar el sabor del pan en Francia, del vino en Portugal o de la cerveza en Praga. Y alimentar nuestro latido con la esencia de mil atardeceres que nos vieron gritarle al mundo aquello de gracias por existir y ser tan distinto y generoso en cada uno de tus rincones