Posts Tagged ‘sol’

h1

Si te aburres, es porque quieres

18 mayo, 2012

Imagen

No sé si os pasa a vosotros, pero yo veo el sol y me entra la locura. Y a ratos, entre folio, llamada y email de curro, tengo que poner en Google el nombre de un sitio al que quiero viajar este verano. Y, como la imaginación es libre, aquí, en mi mesa de trabajo, he visitado Miami, Antigua, Essaouira y Alejandría… ¡En sólo una mañana: la de hoy!

Hay dos formas de tomarse la vida: como una gris rutina que a veces regala flores o como un camino de flores en el que a veces también hay charcos de barro. Y algún que otro cardo. Borriquero, incluso.

Dicho esto, que quede claro que no me alimento de un optimismo ingenuo, sino de una alegría sana que me empuja a disfrutar de cada cosa, y eso incluye, también, imaginarme los viajes que haré. Cuando los haga, si los hago, algo bueno me traerán. Mientras, ya es de por sí bastante bueno pararse a mirar playas, terrazas, paisajes, monumentos y ruinas a los que algún día iré.

Y si al cerrar el Google, la realidad te aplasta, coges el coche y te vas a cualquier destino “findesemanero˝ , nacional y alegre. Por ejemplo, Sanlúcar la Mayor, en la comarca sevillana del Aljarafe, a unos 20  km de la capital.

Que qué vas a ver allí, además de sol, pescaíto y vino, tienes un casco histórico calificado Bien de Interés Cultural, con una bella iglesia mudéjar, la de Santa María. Como curiosidad, en la localidad también hay un cementerio musulmán y una muralla almohade. Ah, y si te gusta la bici recorre el Corredor Verde del Guadiamar, a las afueras. Y luego, a reponer fuerzas tapeando en las numerosas tabernas del casco histórico.

En resumen: si te aburres, es porque quieres.

h1

Sol en pleno invierno: Lanzarote

18 enero, 2012

Si el otro día os proponía Hammamet como exótico paraíso cercano, hoy os propongo un destino nacional. 

Si lo tuyo no es la nieve, y te apetece un poco de playa, así, en frío, en pleno enero, ve buscando un vuelo a “la isla de los volcanes” (los hay muy económicos, y  ten en cuenta que, desde Madrid, no son más de tres horas).

Que qué te vas a encontrar allí. Fácil. Una isla pequeña, ideal para una escapada de fin de semana, con playas extraordinarias, como la de Papagayo, un paraíso cristalino y de relax. ¿Qué más? Puedes hacer excursiones, por ejemplo, al Parque Nacional de Timanfaya. Y si quieres darte un capricho, cógete un hotelazo con spa, date unos masajes, unos paseos, unas cenas (ummmm, papas con mojo) y vuelve nueva ¡y bronceada! a la rutina. Sí, bronceada, porque  el sol no va a traicionarte,  y va a lucir alegre, generoso y limpio, por algo Lanzarote es Reserva de la Biosfera.

Oasis de palmeras, aguas transparentes, paisajes submarinos y lunares, valles volcánicos, ríos petrificados, silencio… Y todo inundado de luz y calor. 

¿Cómo no va a ser hermosa una isla que sedujo al mismísimo José Saramago? Por cierto, si vas (ya estás tardando), no te olvides de visitar su casa.

Y si no quieres excursiones, ni visitas, ni museos, ni bodegas, ni galerías de arte… Simplemente, olvídate de todo en la falda de un volcán, perdiendo la mirada en las llanuras lunares, donde el horizonte se desdibuja en una mezcolanza de verdes, purpúreas y negras líneas.