Posts Tagged ‘Sevilla’

h1

Si te aburres, es porque quieres

18 mayo, 2012

Imagen

No sé si os pasa a vosotros, pero yo veo el sol y me entra la locura. Y a ratos, entre folio, llamada y email de curro, tengo que poner en Google el nombre de un sitio al que quiero viajar este verano. Y, como la imaginación es libre, aquí, en mi mesa de trabajo, he visitado Miami, Antigua, Essaouira y Alejandría… ¡En sólo una mañana: la de hoy!

Hay dos formas de tomarse la vida: como una gris rutina que a veces regala flores o como un camino de flores en el que a veces también hay charcos de barro. Y algún que otro cardo. Borriquero, incluso.

Dicho esto, que quede claro que no me alimento de un optimismo ingenuo, sino de una alegría sana que me empuja a disfrutar de cada cosa, y eso incluye, también, imaginarme los viajes que haré. Cuando los haga, si los hago, algo bueno me traerán. Mientras, ya es de por sí bastante bueno pararse a mirar playas, terrazas, paisajes, monumentos y ruinas a los que algún día iré.

Y si al cerrar el Google, la realidad te aplasta, coges el coche y te vas a cualquier destino “findesemanero˝ , nacional y alegre. Por ejemplo, Sanlúcar la Mayor, en la comarca sevillana del Aljarafe, a unos 20  km de la capital.

Que qué vas a ver allí, además de sol, pescaíto y vino, tienes un casco histórico calificado Bien de Interés Cultural, con una bella iglesia mudéjar, la de Santa María. Como curiosidad, en la localidad también hay un cementerio musulmán y una muralla almohade. Ah, y si te gusta la bici recorre el Corredor Verde del Guadiamar, a las afueras. Y luego, a reponer fuerzas tapeando en las numerosas tabernas del casco histórico.

En resumen: si te aburres, es porque quieres.

h1

El que se fue a Sevilla…

21 abril, 2012

Ya os conté el otro día lo de mi amiga Laura y su nuevo ligue. Yo, en cambio, en mi última escapada no corrí la misma suerte –o desgracia, quién sabe, igual este bandido suyo le vuelve a salir rana en lugar de príncipe–. No os voy a contar mis pequeñas miserias, que no estoy aquí para eso, pero sí os diré que mi último viaje no fue como esperaba, y eso incluye hasta robo de maletas. En fin… ya conocéis el viejo refrán: “Al que cuece y amasa, de todo lo pasa”. Esto, traducido a nuestro lenguaje, viene a ser algo así como “Al que viaja y pasa de estarse en casa, de todo lo pasa”. Bueno y malo. Como la vida misma. Cara y cruz.
Pero no penséis que esta mala experiencia va a impedir que me ponga en marcha otra vez, no. Este fin de semana toca destino nacional, escapada desde dentro de unas horas hasta el domingo por la noche, AVE incluido. No, no soy la reina de los faralaes, ni mucho menos, pero sí puedo convertirme en la reina comiendo pescaíto y tomando vinitos al sol. Sí, venga, me voy a Sevilla. Y es que me apetece olfatear la primavera, el olor de azahar, el río, un abrazo de brisa cálida…
Y qué hace falta para ir a Sevilla: ganas y una buena compañía. Yo –a falta de lío amoroso primaveral– me voy con amigos.
¿Os apuntáis?
Eso sí: abstenerse abstemios, amargados, aburridos y gafes/cenizos en general.
Esto es una escapada a la alegría, que falta nos hace.